En la Clínica Bayo Martín contamos con un TAC que nos ayudará en los diagnósticos

TAC Veraviewepocs 3D F40-CP

La Navidad se ha adelantado en nuestra clínica. No sólo para nosotros, sino sobretodo, orientado a nuestros pacientes.

Hemos adquirido un nuevo escáner TAC para la clínica, que capta imágenes en tres dimensiones y nos va a ayudar a hacer un emjor y más preciso diagnóstico.

Te explicamos en qué consiste y qué beneficios obtendrás como paciente.

Las siglas TAC se refieren a la abreviatura de Tomografía Axial Computerizada. Este es un sistema de rayos X que recoge imágenes en tres dimensiones. En el caso del TAC dental, se obtienen imágenes de los dientes y los huesos maxilares, superiores e inferiores.

Se trata de un sistema radiológico de diagnóstico muy avanzado. Frente a las radiografías tradicionales, analógicas, digitales o la radiografía panorámica, supone un gran avance, puesto que el TAC dental realiza imágenes dimensionadas.

Gracias al TAC, ahora nos es posible realizar un estudio radiológico completo de la boca de nuestros pacientes; conseguimos imágenes de las estructuras dentales y de los huesos. Y, con éstas, obtenemos información más precisa del estado de la boca. Así, resulta mucho más exacto el diagnóstico y podemos realizar tratamientos más precisos y adaptados exactamente a cada caso concreto.

TAC Veraviewepocs 3D F40-CP

¿En qué casos y para qué hacemos un TAC?

El TAC dental no se realiza de forma indiscriminada y en todos los casos. Es muy específico y adecuado para detectar ciertas anomalías y estudiar el estado de la boca del paciente antres de realizar ciertos tratamientos, como estos:

Muelas del juicio impactadas

Cuando las muelas del juicio están impactadas o incluídas, su posición es tumbada respecto a la mandíbula y por lo tanto no pueden erupcionar con normalidad. En estos casos es necesario su extracción. Se trata de una intervención sencilla, pero que gracias al TAC resulta mucho más exacta, porque sabemos exactamente cómo está posicionada la pieza que hay que extraer y así se puede programar la intervención con un cálculo en situación real.

Dientes caninos incluídos

Parecido al caso de las muelas del juicio, cuando los dientes caninos están incluídos y se diagnostica que el/ña paciente necesita un tratamiento de ortodoncia para alinear los dientes de manera correcta, el TAC nos es muy útil para planificar la forma en la que habrá que hacer que ese canino baje hasta su posición correcta y definitiva.

Implantología

El TAC realiza una imagen de toda la estructura ósea y, gracias a esto, es posible determinar con exactitud la posición en la que se deberá colocar el implante en el hueso y hasta elegir el modelo de implante concreto adecuado para cada caso. Como permite ver y comprobar el estado de la raíz de los dientes, se pueden programar los implantes de forma personalizada.

Regeneración de hueso

Gracias al TAC podemos comprobar la dimensión ósea de la boca del paciente y eso nos ofrece datos para determinar si hay suficiente hueso para poder realizar los implantes o será necesario también planificar algún tratamiento específico para conseguir regenerar hueso.

 

¿Cómo se hace el TAC?

Se trata de una prueba que dura poco tiempo y no resulta para nada incómoda. Si te has sometido alguna vez a una radiografía panorámica, es un proceso muy similar. En unos minutos está terminada y no es dolorosa.

Se realiza en la sala donde está ubicado el aparato. El/la paciente sólo tiene que seguir las indicaciones de los miembros de nuestro equipo. Todos nos hemos formado en el método y procedimiento para realizar esta prueba.

La única precaución que hay que tomar para hacerla es colocarse el chaleco de plomo que protege de la radiación. Nuestro personal indicará al paciente cómo colocarse para obtener las imágenes.

La tecnología en la odontología

El TAC y otros avances tecnológicos han supuesto una auténtica revolución en el entorno de la medicina; y en la odontología no se ha quedado atrás.

Gracias a la tecnología avanzamos en diferentes aspectos de nuestra labor: podemos ofrecer diagnósticos más precisos; planificar con exactitud los tratamientos; realizar éstos de manera más rápida, cómoda y económica; predecir casi con exactitud los resultados esperados; aprovechar más los recursos y el tiempo; acortar el tiempo de los tratamientos; mejorar las condiciones en las que los pacientes se someten a los diferentes tratamientos.

En definitiva, la tecnología nos ayuda a ofrecerte un mejor servicio.