«La ortodoncia es un tratamiento para tener una buena salud dental. Mejorar la estética de la sonrisa es un plus»

Hablamos con Lara Écija Verdejo, odontóloga y encargada de los tratamientos de ortodoncia en la Clínica Bayo Martín en Castro Urdiales. Ella nos explica cuáles son las causas y, sobre todo, los beneficios de decidir ponerse en manos profesionales para corregir los problemas en los dientes. Ya te adelantamos que van mucho más allá de una cuestión estética.

¿Hay personas adultas que todavía se les hace cuesta arriba decidirse a llevar una ortodoncia o crees que esto ha cambiado en los últimos años?

«La verdad es que tenemos ya el mismo número de pacientes adultos y menores con tratamientos de ortodoncia en marcha. Quizás antes podía valer esta afirmación, pero afortunadamente, los adultos se están animando bastante principalmente por dos razones: son conscientes de los problemas dentarios que tienen y también de que estéticamente pueden mejorar considerablemente su imagen».

¿Cuál es el problema más habitual en veis en adultos?

«Lo que es más visible para ellos son los apiñamientos de dientes leves o severos. Es decir, los dientes no están en su sitio. Lógicamente, nosotros vemos más allá. Detrás del apiñamiento de dientes puede haber enfermedades periodontales ya que es complicado cepillarse y eliminar toda la placa en zonas de difícil acceso. Eso hace que se vayan acumulando las bacterias y deriven en gingivitis, por ejemplo. Los apiñamientos siempre suponen también un problema de maloclusión en mayor o menor medida. Es decir, los pacientes muerden mal, lo que genera desde desgastes en piezas dentales hasta tensiones musculares y en las articulaciones, dolores de cabeza, etc».

¿Cuáles son las consecuencias de no hacerse una ortodoncia cuando es necesaria?

«El problema no va a desaparecer. Es más se agravará. Las personas que deciden no seguir adelante con la ortodoncia son conscientes de que sus dientes van a empeorar. De hecho, cuando vuelven a consulta nos lo comentan».

A mucha gente le asusta la duración de un tratamiento de ortodoncia que de media suele estar en un año y medio, ¿por qué son tratamientos largos?

«Son tratamientos que necesitamos que sean estables. Los movimientos de los dientes en una ortodoncia se realizan por reabsorción y aposición ósea. Es decir, hacemos que el hueso mal colocado, por así decirlo, se reabsorba para generar hueso nuevo en la nueva y correcta posición. Para eso necesitamos tiempo porque si no ese nuevo hueso recidivaría, es decir, no corregiríamos los dientes porque volverían a su situación inicial».

¿Qué tipo de ortodoncias tenéis en Bayo Martín?

«Tenemos ortodoncia interceptiva para niños para evitar problemas en un futuro. Trabajamos también en ortopedia para solucionar problemas de maxilares estrechos o hábitos como la deglución atípica. De ahí, pasamos a las ortodoncias de segunda fase para menores con dentición definitiva y adultos. Ofrecemos brackets metálicos con gomas o autoligado y estéticos de cerámica. También tenemos tratamientos con ortodoncia invisible para pequeños movimientos».

¿Desde un punto de vista clínico, cuáles son las razones principales para hacerse una ortodoncia?

«La ortodoncia no es un tratamiento para tener una sonrisa bonita, sino para tener una buena salud dental. Sabemos que hay mucha presión con la imagen, pero la ortodoncia es un tratamiento de calado, no solamente estético. Por ejemplo, puedes tener una sonrisa bonita, pero un problema grave de masticación por una mordida abierta (cuando los dientes de arriba no contactan con los de abajo). O problemas periodontales serios que están haciendo que se retraigan las encías porque el paciente tiene dientes torcidos que le impiden hacerse un buen cepillado. O fuertes dolores musculares porque no muerde correctamente. Esto es solucionable con ortodoncia. Mejorar la estética de la sonrisa es un plus, pero lo principal es tener una boca sana y funcional».

¿Qué consecuencias puede tener una mala higiene cuando se lleva una ortodoncia? ¿se pueden desencadenar infecciones?

«Sí, si no tenemos una limpieza, se puede desencadenar una gingivitis, es decir, una inflamación de las encías o caries por la acumulación de placa. Lo principal es limpiar bien y ser constantes. En cualquier caso, supervisamos todos los meses el tratamiento de ortodoncia por lo que en esas citas, a parte de hacer ajustes en los brackets, aprovechamos para hacer un repaso de hábitos de limpieza sobre todo con los más pequeños».

¿Qué consejos dais a los pacientes para que lleven el tratamiento bien?

«Lo más importante es la limpieza. Del resto, no hay nada que impida a un paciente con ortodoncia llevar una vida normal. Hay muchos mitos que no se corresponden a la realidad. Lógicamente hay un periodo de adaptación y los días de ajuste pueden generar alguna molestia pasajera, pero nada más. Ni se deja de comer ni se tiene por qué adelgazar como cuentan. En dos meses, más o menos, los pacientes ya están adaptados. Y como curiosidad, los pacientes que llevan brackets metálicos se acaban acostumbrando tanto a ellos que cuando terminan el tratamiento se ven hasta raros, “con mucho diente” como dicen algunos».