Implantología oral (I): «El implante dental es actualmente lo más parecido a un diente natural»

Soraya Bayo es la encargada del área de implantología oral en Bayo Martín Dental. Acumula una experiencia de nueve años y todos los años se recicla para aprender nuevas técnicas. Bajo su punto de vista, un implante dental “es la mejor solución que tenemos hoy en día para suplir una pieza y lo más parecido a volver a tener un diente natural”.

¿Cuándo se recomienda a un paciente la colocación de un implante dental?

«Hay publicaciones que denominan a los implantes la tercera dentición porque a lo largo de nuestra vida tenemos los dientes de leche, la dentición definitiva y, por última, los implantes. Nosotros consideramos que es la mejor solución que tenemos hoy en día para reponer la ausencia de una o varias piezas dentales o en casos en los que no hay más remedio que extraer uno o varios dientes. Es lo más parecido a volver a tener nuestros dientes naturales, nos permite seguir manteniendo el hueso alrededor del implante y, frente a otro tipo de prótesis, su colocación es más limpia porque no hace falta tocar ni tallar los dientes adyacentes».

¿Qué ventajas tiene sobre otras técnicas protésicas?

«Cada técnica protésica tiene sus puntos fuertes, pero, por ejemplo, un implante tiene una duración mayor a una prótesis fija o removible. Seguramente será la pieza dental definitiva para el paciente y le durará toda la vida. Además, es más limpio y fácil de mantener porque no hay necesidad de quitársela y ponérsela. Al no ir enganchado sobre ningún diente, como por ejemplo un puente, evitamos también un esfuerzo extra en otra pieza dental sana. Si hablamos desde un punto de vista de la comodidad, los implantes dentales no se mueven una vez colocados. Hay personas mayores que se plantean colocarse un implante cuando notan que su prótesis se mueve y nos les da seguridad. No es que la prótesis esté mal, sino que con la edad la encía tiende a mermar cada vez más y la sujeción es cada vez más difícil».

¿Hay casos en los que no está recomendado la colocación de un implante?

«Son casos muy escasos, pero en personas que toman bifosfonato cálcico -un medicamento indicado en casos graves de osteoporosis- porque se ha comprobado que en cirugías o, incluso, extracciones puede quedar el hueso expuesto de manera espontánea. Es la única contraindicación. Por otra parte, hay pacientes que no tienen la suficiente cantidad de hueso en altura o en anchura y en los que vemos que el resultado con una técnica de injerto tampoco va a ser bueno. A este tipo de paciente le recomendamos otras soluciones protésicas como puede ser una prótesis fija o removible«.

¿Hay un mínimo o máximo de edad para colocar un implante dental?

«Tiene que haber terminado el crecimiento del maxilar. Ese es nuestro mínimo. Límite no existe. De hecho, cada vez es más frecuente que personas con más de 80 años vengan a colocarse un par de implantes para intentar sujetar una prótesis fija completa que les está dando problemas. Se encuentran bien, tienen una buena calidad de vida y no quieren verse condenados a llevar una prótesis con la que no pueden comer bien o hablar bien o se les escapa«.

Se suele pensar que es un tratamiento caro, doloroso y largo, ¿es así o han avanzado las técnicas en implantología oral?

«La duración normal son 4 o 5 meses y, si es una zona comprometida, o el paciente quiere tapar de inmediato la ausencia del diente, hay muchas opciones de prótesis provisionales para no estar sin pieza dental. Es cierto que este tipo de tratamiento en los que colocamos el mismo día de la cirugía una prótesis provisional de resina es más conveniente hacerlo en paletas o incisivos laterales porque sabemos que va a trabajar menos. Si faltan varias piezas o es un premolar que trabaja mucho y tiene mucho contacto es más arriesgado. En cuanto al dolor, es poquísimo, mimamos mucho el hueso. Más que dolor son molestias puntuales. Sobre el precio, sabemos que puede resultar caro en comparación a otros tratamientos dentales, pero siempre proponemos al paciente que lo sopese bien. Primero porque seguramente sea ya una pieza definitiva y segundo porque le va a dar un uso continuo el resto de su vida. Es un dinero totalmente amortizado en los primeros años, la verdad. Está claro que existen opciones más económicas en el mercado, pero nuestro consejo es que se informen bien y se pongan en manos de profesionales experimentados porque los errores en medicina, aunque sean pequeños, tienen consecuencias antes o después».

Tratamiento de colocación de un implante dental paso a paso

  • «En una primera visita realizamos una exploración completa en la que vemos el estado general de la boca y determinamos que no existen problemas como infecciones o enfermedades. Realizamos al paciente una prueba radiológica, concretamente, una ortopantomografía que nos permite saber el hueso en altura con el que contamos. Hay veces que también necesitamos saber también qué cantidad de hueso en anchura tenemos y para eso realizamos una segunda prueba que es un TAC. Esto nos da una idea muy clara y precisa de la situación y podemos planificar y programar la cirugía sin sorpresas.
  • «El siguiente paso es explicar al paciente el tratamiento que vamos a seguir. La colocación de un implante dental se realiza mediante anestesia local y el tiempo en el sillón es corto, unos 40 minutos. No es una intervención incómoda porque durante la misma podrá descansar y abrir y cerrar la boca si lo desea. En ese sentido, hay otro tipo de tratamientos como una endodoncia o un empaste que pueden resultar más molestos porque necesitamos que la boca esté abierta todo el rato. Además, le daremos algunas instrucciones como la toma de antibiótico de manera preventiva para evitar una posible infección en la herida tras la cirugía. Este es el momento ideal para que el paciente nos diga si tiene especial miedo. Aunque podemos ofrecerle un servicio de sedación consciente, nunca lo hemos tenido que usar. La mayor parte de las veces es suficiente con que el paciente tome algún tipo de relajante suave».
  • «Una vez realizada la cirugía, esperamos entre 2 y 3 meses, dependiendo del tipo de hueso, para que el implante haga su trabajo y se osteointegre bien, es decir, se conecte con el hueso. Una vez pasado ese tiempo, tomamos medidas de cómo está el implante con respecto a los dientes de al lado y de la arcada contraria. En dos o tres semanas confeccionamos la prótesis (atornillada o cementada) y se la colocamos al paciente. Siempre que podemos la hacemos atornillada porque es mucho más fácil acceder si posteriormente hay problemas».