¿Cómo mantener una correcta higiene dental?

A veces, si no apreciamos ningún problema dental, podemos relajarnos y descuidar el cuidado de nuestra higiene dental. Si es tu caso, debes saber que mantener un adecuado hábito de limpieza dental saludable te evitará complicaciones futuras. Aunque ahora sientas que tu boca está bien, es necesario prevenir problemas mediante el cuidado bucodental. Te damos una serie de consejos para que te resulte fácil llevarlo a cabo.

Cómo cuidar tu salud bucodental

Es fundamental, para empezar, que sepas qué atenciones específicas necesita tu boca. Tal vez requieras tener especial cuidado con tus encías o a lo mejor tienes sensibilidad dental. Quizá sea bruxismo lo que te causa problemas. Sea lo que sea, tu dentista lo detectará y te informará de qué necesitas incorporar en tus cuidados diarios. Puede que necesites cambiar la dureza de tu cepillo, la forma de cepillarte o la pasta de dientes. Consúltale cuanto antes.

Una vez que ya tienes esta información, debes mantener unos hábitos de limpieza diarios. Seguro que ya tienes una idea básica: hay que cepillarse después de las comidas. Debes usar un cepillo adecuado, como te decíamos, y aprender técnicas de cepillado. No es difícil, pero no lo hacemos del todo bien y hay que aprender. Elige una pasta o gel adecuado y usa una cantidad apropiada. No es necesario utilizar mucho.

Además, usar hilo dental te ayudará a eliminar restos de comida a los que no llega el cepillo. Si esta herramienta dental no es lo tuyo, prueba los cepillos interproximales (los hay de distintos tamaños) o los irrigadores de agua a presión. Conseguirás eliminar los restos de comida que te decíamos y notarás la boca más limpia. Lo importante de verdad es que estarás más protegido contra las bacterias.

Finaliza tu limpieza con el uso del colutorio. No es necesario que te enjuagues la boca tras usarlo, pues así potenciarás su efecto. Existen muchos tipos en el mercado. Elige uno acorde a tus necesidades (problemas de encías, de sensibilidad dental, de sarro…).

Higiene dental

Además, es importante cuidar tu alimentación. Suena a cliché, porque se dice para todo. Sin embargo, tiene una incidencia directa en la boca. Los alimentos ricos en hidratos de carbono o muy azucarados alimentan a las bacterias, lo que incrementa las posibilidades de tener una caries. Los alimentos muy ácidos pueden dañar tu esmalte.

Por otro lado, elige alimentos que te ayuden a mantener la boca libre de bacterias, como son la manzana y la zanahoria. Añade también las verduras de hoja verde: sus minerales ayudarán a fortalecer tu esmalte. Además, mantente hidratado, pues favorece la creación de saliva y esta protege tu salud bucal.

Recuerda además no fumar, pues las sustancias tóxicas que contiene el tabaco traspasan el esmalte y pueden manchar la dentina, además de afectar a la salud de tus encías y tu lengua.

Por último, haz revisiones periódicas con tu dentista de referencia para comprobar que todo va bien y, si aparece algún problema, ponerle solución lo antes posible.

En definitiva, cuidar la higiene dental es más sencillo de lo que parece y solo tiene beneficios.