¿Sabes cuáles son las consecuencias de una caries sin tratar?

caries

Cada día, los agentes agresivos atacan tu boca y tus dientes. Desde alimentos muy ácidos o, por el contrario, muy básicos a bebidas azucaradas, la acción de la saliva, la falta de cepillado… Todos estos factores suman a la hora de favorecer el crecimiento de bacterias dañinas para tu boca y sus componentes.

Con el tiempo, acaban generando una placa o un biofilm, es decir, una capa que le otorga fuerza y resistencia. De este modo, son capaces de segregar ácidos y otras sustancias (generados a partir de los restos alimentarios que quedan en los dientes), que provocan la desmineralización de los tejidos que conforman el diente. Si este proceso no se detiene de raíz, la destrucción del diente puede ser irreparable y suponer su pérdida.

Y así es como tiene lugar una caries dental que, en principio, no supone un gran problema; pero, si se desatiende y no se cuida, genera graves problemas bucodentales. Por lo tanto, ante la más mínima sospecha, lo más adecuado es dirigirse al dentista y realizarse una revisión dental, para evitar cualquiera de las consecuencias que ahora describiremos.

Consecuencias de las caries no tratadas

Por tanto, como se ha dicho, una vez se establece la placa de bacterias, éstas convierten todo resto en materia prima para generar ácido que destruya el tejido dental. Muchas veces, sobre todo en la primera fase, son difíciles de localizar; dado que, por lo general, salen en lugares de acceso complicado, lo cual dificulta su diagnóstico y tratamiento. De ahí la importancia de realizar una limpieza dental frecuente y efectiva. Además, es indolora; lo que favorece aun más que permanezca oculta.

Con el tiempo, las caries van, poco a poco, adentrándose en el tejido, capa a capa. De este modo, la primera capa a la que atacan es la dentina. Este hecho las hace más visibles, pues comienzan a provocar dolor. Este dolor es agudo y requiere la administración de antiinflamatorios para conseguir su cese.
Si, en esta fase, el avance no se para, comienza a adentrarse en los tejidos propios del diente y los daña, estructuralmente: ligamentos periodontales, hueso y encía. Este daño es aun más intenso que el experimentado en la fase anterior y a este punto se llegaría solo en los casos de caries graves.

En este momento, el daño es tan visible que se puede ver una amplia perforación. Esta gran destrucción ocasionada en el diente lo convierte en una pieza débil y frágil, de manera que, sumando a esto la afectación de los elementos de sujeción, la caída del diente es lo más probable.

caries

¿Qué hacer?

En definitiva, la consecuencia de las caries es la total y completa destrucción del diente y tejido mucoso circundante. Las bacterias son como máquinas de destrucción o bichitos con un hambre insaciable, que no tienen stop, a no ser que se les imponga. Por eso, el mejor remedio es la prevención con un buen cepillado y un control frecuente del odontólogo. Y, por supuesto, en el caso de detectar una caries, tratarla desde el primer momento. En caso contrario, solo puedes esperar su pérdida.